La relación entre humanos y canes es el resultado de miles de años de evolución conjunta. Nuestros compañeros caninos han desarrollado una capacidad excepcional para comprender nuestras señales y comunicarse con nosotros.

Están en comunicación constante contigo atento a:

  • Los latidos de tu corazón.
  • Tus expresiones faciales.
  • Tu respiración.
  • etc.

 

La Evolución Conjunta de Canes y Humanos.

Este vínculo único se refleja en la forma en que los perros se integran en nuestras familias, eligiendo a menudo a una persona como su referente principal.

Esta elección no se basa en quién más lo mima, quien más lo besuquea, ni siquiera quien le da de comer, sino en quién responde de manera coherente y predecible a sus necesidades de seguridad y bienestar emocional.

Piensa que él ha perdido todo lo que conocía al separarlo de la madre y los hermanos, el lugar de nacimiento, que era su zona de seguridad.

Y cuando se ve solo, sin todo lo que conoce, necesita aferrarse a alguien. Y nuestros compañeros caninos se apegarán a quien cubra sus necesidades de seguridad y de respuesta emocional.

Existe un experimento interesante que se hizo al respecto.

Es una investigación de 1964, y que hoy en día estaría incluso prohibido llevar a cabo.

Valoraron qué ocurría cuando a los niños se les dejaba llorar hasta que aparecía una persona, que era la primera que se presentaba.

Esa primera persona que aparecía es la persona con la que los bebés se vinculaban más.

Aunque después fuera otra persona quien le diera de comer o le cambiara el pañal o atendiera lo que lo que sea que el niño necesitaba.

En conclusión, la primera persona que aparece cuando el bebé se ve en peligro es la persona a la que el bebé se vincula.


Más o menos por esos años también se hicieron investigaciones con primates.

Colocaron bebés de mono en una jaula donde estaban solos.

Y había dos opciones, o una especie de peluche con forma de mamá mono. Blandita, calentita.

La otra opción era una estructura metálica con forma de mono que sujetaba el biberón, y los monos siempre preferían estar con la mamá de peluche.

Se dirigían a la estructura metálica con forma de mono cuando tenían mucha hambre, pero lo que entendieron que era el lugar seguro era lo que les daba seguridad y tranquilidad.

Estos dos estudios lo que básicamente nos vienen a decir es que cuando los cachorros han pasado suficiente tiempo con su madre, son perros con menos tendencia a comportamientos problemáticos. E incluso que se vinculan mejor con las personas y son capaces de gestionar mejor las situaciones estresantes.

Tienen menos conductas destructivas, menos tendencia a sobreexcitarse porque están más equilibrados y seguros de sí mismos.

 

La Etología Canina y la Elección del Referente.

Desde la perspectiva de la etología canina, cuando un perro se une a una nueva familia, busca instintivamente un referente que le ofrezca estabilidad y seguridad.

Este referente es quien establece las normas y límites con paciencia y consistencia, similar a cómo una madre canina guiaría a sus cachorros.

La ciencia ha demostrado que los perros que han tenido suficiente tiempo de aprendizaje con su madre tienden a desarrollar menos comportamientos problemáticos y son más capaces de manejar situaciones estresantes.

 

El Programa de Adiestramiento Canino Basado en la Ciencia.

Un programa de adiestramiento canino debe basarse en principios científicos sólidos.

La madre canina sirve como un modelo ideal, enseñando a sus cachorros a través de la comunicación clara y el refuerzo positivo.

Este método promueve un bienestar emocional saludable y reduce la incidencia de conductas destructivas y ansiedad.

 

Reflejo de la Calma: La Importancia de la Energía Tranquila.

La energía que transmitimos a nuestros compañeros caninos es crucial.

Al igual que una madre canina permite que sus cachorros exploren y aprendan por sí mismos, debemos ofrecer a nuestros compañeros caninos la oportunidad de enfrentar desafíos, interviniendo solo cuando sea absolutamente necesario.

Esta práctica fomenta la independencia y el enriquecimiento personal, elementos esenciales para el desarrollo de un perro equilibrado y seguro de sí mismo.

 

El Efecto Espejo en la Educación Canina.

Nuestros perros reflejan nuestro comportamiento.

La ciencia ha observado que los perros aprenden de nuestras reacciones y emociones.

Al mantener la calma y la seguridad en situaciones potencialmente estresantes, enseñamos a nuestros canes a responder de manera similar.

Proporcionar un modelo de conducta coherente y amoroso es esencial para el desarrollo saludable del perro y para una relación basada en la confianza mutua.

Al seguir estos principios científicamente respaldados, no solo mejoramos la calidad de vida de nuestros perros, sino que también enriquecemos nuestra propia experiencia como cuidadores y compañeros de estos seres extraordinarios.

Dos [Invitaciones] antes de irte:

  1. Si quieres descubrir las claves para conseguir una buena socialización y conseguir una convivencia armoniosa con tu compañero canino en cualquier lugar o situación >>> Consigue aquí tu ebook GRATIS
  1. Si quieres dejar de preguntarte qué tienes que hacer, reserva una entrevista inicial GRATIS en la que nos conoceremos y valoraremos cómo podemos ayudarte >>> Agenda aquí tu entrevista GRATIS

Esperamos que este artículo te haya gustado y te sea de utilidad. Te invitamos a que lo compartas y hagas que sume.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

¡Te deseamos mucho amor perruno!

Deja un comentario

Aquí te podemos ayudar con tus dudas